Asalto al Vacío

Capitolio, Filomena

Los primeros días de enero han dejado estampas que muchos guardaremos en la memoria, y que según nuestra experiencia y convicciones, provocaron emociones distintas.

Tristeza

La primera que se me viene a la mente fue la tarde del 5 de enero. Coincidía con una buena amiga por las calles del centro de Málaga y la palabra que nos salió a ambas para describir esa víspera de Reyes fue la misma: triste.
Nuestros hijos aún tienen pocos recuerdos de estos días pero quizá la tarde del 5 de enero sea la única en la que a los adultos se nos perdona ser un poco niños. O quizá sea solo cuando recordamos, algunos con alegría otros con melancolía, aquellos días en los que los abuelos vivían, esas tardes locas con tus hermanas o volver a una época que aunque difícil para muchos, abrazaba la cordialidad, el amor y el respeto por nuestra cultura.

La tarde del 5 de enero de 2021 llenamos ese vacío de las calles con esperanza.  Y con ella cualquier tristeza no importa ni perdura.

La ira, el miedo, el asco

Y llegó el día de Reyes con una noticia que sobresaltaba a medio mundo. El asalto al Capitolio. Y aunque muchos se rasgaron vestiduras y se llevaron las manos a la cabeza, lo que sucedió en Washington no me sorprendió. Llevamos años promoviendo violencia a todos los niveles y desde todas las edades; empoderando el papel del hombre, de la mujer, del adolescente, del niño. Y estas luchas venían alentadas con dolor convertido en ira, con asco transformado en dolor. Y con miedo a perder lo que ya teníamos. La incorrecta gestión de estas emociones nos lleva a conductas terribles que justificamos, y lo más peligroso aún: entendemos.

Y lejos de una adecuada corrección fraterna durante todas estas situaciones de corrupción y mentira, lo que hemos querido hacer es escupir al otro, señalar, acusar de todo lo malo que tú haces, que a mí, como soy pueblo y no sé de qué va la cosa, puedo hacer lo que me plazca siempre y cuando no me pillen. Y si me pillan, mala suerte. Esto pasa aquí y allí. Pero en EEUU y gracias a su Segunda Enmienda sobre las armas, el pueblo tiene un poder y por tanto, una responsabilidad enorme. De todos los agentes sociales y políticos dependen que los ciudadanos sepan gestionar y controlar su miedo, su asco y su ira.

Filomena, qué alegría

Necesitábamos el agua, la nieve y que el invierno fuese invierno, pero Filomena ha traído esto hasta la «jartá». Cuatro fallecidos, dos de ellos en la provincia de Málaga, y casi 30.000 hogares sin luz (que por cierto, vuelve a subir el recibo, en medio de esta enorme ola de frío). Carreteras cortadas, confinamiento meteorológico, destrozos en hogares y la incertidumbre de los sin techo.
Unas 40.000 personas viven sin hogar en nuestro país; y aunque me figuro el dolor y el sufrimiento, te das cuenta que muchos ciudadanos les procuran mantas y comida caliente estos días. Que no solo instituciones sino gente como tú y como yo con su vida y sus obligaciones, salen de casa cargados dispuestos a ayudar a quien lo necesite. Esto sí que es la más pura de las alegrías.

Y con este repaso al inicio del año hay quien dice que este año promete. Pues mucho depende de cada uno. Que seamos nosotros quienes protagonicemos con la ayuda de Dios un auténtico asalto al vacío y sepamos llenarlo de amor, perdón, caridad, esperanza y mucho trabajo para que cada día sea luz entre el ruido de la oscuridad.

image_pdfimage_print

5 opiniones en “Asalto al Vacío”

  1. Gracias, Carolina, por poner nombre a nuestros ambiguos sentimientos. Así podemos/puedo empezar el año desde unas premisas más reales y… contribuir a mejorar en algo, «algo».

  2. Que razón tienes, creo que demasiado a menudo eludimos la responsabilidad que tenemos en todo ll que acontece.
    Comprometámonos más y nos irá mejor.
    Gracias Carolina, por tu reflexión .

  3. Completamente de acuerdo contigo Carolina
    los sentimientos de cada cual responden a muchas variables y dependen de muchas de ellasPero nos une uno en Común muy bien descrito en tus palabras
    Aún Así cada uno estamos envueltos en nuestra Tormenta
    particular dentro del año
    que ha comenzado con el paso cambiado
    A ver cómo se porta el con nosotros y nosotros con el

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.