1

El Poder del Perdón o del Dinero

20140911-195250-71570789.jpg En una ocasión un presentador de esos concursos de belleza latinos por los que más de una exótica joven desea ganar a pesar de las vergüenzas, propuso a Miss Venezuela la siguiente pregunta: «¿Qué es más difícil: pedir permiso o pedir perdón?» Los nervios le jugaron una mala pasada a la aspirante en cuestión, y no supo contestar con claridad.
Pero para la mayoría de los mortales la respuesta es clara: pedir perdón es complicado. Reconocer y asumir los propios errores no es nada fácil. Por este motivo varias agencias japonesas han visto el negocio claro: usted me paga y yo pido perdón por usted.
Según publica la edición digital del Daily Star, varias agencias ofrecen por un módico precio diferentes tipos de perdones. Algunas, como la Agencia Shazaiya Aiga Pro ofrece por poco más de 185 euros una disculpa cara a cara, si preferimos un correo electrónico o una llamada telefónica el montante desciende hasta los 75 euros. Otras agencias no revelan los precios puesto que cada caso es único, y algunos requieren hasta una lagrimita que otra, servicio extra que por supuesto también se paga, y con creces.

¿ES SANO PERDONAR?
Ante la negativa de perdonar, nuestra mente entra en un estado de desasosiego que provoca ansiedad, estrés y alteraciones en el ritmo cardíaco. Un estudio reveló que cuanta mayor fuese la capacidad de perdón de la persona de entre 20 y 60 años, menor era el riesgo de padecer enfermedades coronarias.

20140911-195056-71456694.jpg Frederic Luskin es un gran defensor del poder del perdón. Es el Director del Proyecto del Perdón de la Universidad de Standford, además de Profesor Asociado del Instituto de Psicología Transpersonal. Para Luskin la capacidad de perdonar incrementa la vitalidad física, nos hace más optimistas y aumenta nuestra capacidad a la hora de resolver conflictos, entre otros beneficios.

Y tú, ¿te perdonarías haber pagado a alguien para que se disculpe por ti?