No perdamos la esperanza

Segundo de abril.  Día 18. De nuevo se agolpan en mi cabeza frases e ideas motivadoras, alegres. Estamos siendo testigos de una oleada tras otra de solidaridad y amor en todas sus facetas. La versión de Resistiré a favor de Cáritas. La campaña #ObjetivoMálaga de la Fundación del Dr. César Ramírez y en la que participar me llena el alma. Es un alivio. Un respiro para mí que llevo sin dormir en mi habitación 11 días, tirando de sofá y mantas.

Voy dando tumbos por la casa donde no me hallo. Atendiendo a unos y a otros. Según sea, doy pie con bola o no. A veces peinada, otras con un moño caído de la noche anterior. Me siento triste, eufórica, sola o demasiado acompañada. Es raro. Me duele el corazón por todo y por nada.

“Todo saldrá bien”, ¿cómo?

España está siendo azotada. La salud y la economía de las familias están muriendo. Veo resurgir aquellos que quieren hacer leña del árbol caído. Otros que piden cabezas. Y el resto, los importantes, los de verdad solo quieren respeto y consuelo ante tanto dolor.

Hoy se supera la barrera de los diez mil fallecidos en España. Es tremendo. Horrible porque aunque muchos tengamos fe todos ellos han muerto solos, sin poder ser velados ni acompañados los últimos momentos de su vida en este mundo. Nadie se salva solo, cierto; pero incluso el Señor en la Cruz se sintió solo y abandonado “Padre, ¿por qué me has abandonado?”. Me imagino el dolor de aquellos que no ven vida más allá de la muerte. Me imagino el dolor de querer decir algo a alguien antes de iniciar su vida, su viaje, su presencia eterna.

Por eso en momentos de debilidad en los que me pueden las emociones, los nervios, la ignorancia, el querer hacer y no poder, el ver el enfrentamiento entre iguales a pesar de esta tragedia solo me sale dar gracias y seguir pidiendo para que en ese” Todo saldrá bien”, las cosas vengan como deban venir y que seamos capaces de hacer de nosotros la sociedad que somos.

¿Qué como es el pueblo español? Generoso, amigo, compañero, entregado, luchador, soñador, responsable, solidario, amable. En esta cascada de lágrimas, los memes y videos cómicos dejan de tener tanta gracia. La realidad comienza a superar la ficción y las noticias dejan poco espacio para la esperanza. Sin embargo, la esperanza es lo último que se pierde. De eso no me cabe ninguna duda.

image_pdfimage_print

5 opiniones en “No perdamos la esperanza”

  1. Tengamos Fe y Esperanza, para resistir estas dolorosas emociones.
    Gracias por tus palabras y tu cercanía.
    Que Dios te bendiga!!!

  2. Tengamos Fe y Esperanza, para resistir estas dolorosas emociones.
    Gracias por tus palabras y tu cercanía.
    ¡Que Dios te bendiga!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.